Blog

Dos meses en el golfo de Kvarner y las islas Dálmatas

Desde principios de julio estamos navegando por el norte de Croacia. Semana tras semana hemos ido explorando muchas de las islas de esta zona, trazando una ruta que ha ido variando en función de la situación meteorológica y las preferencias de cada grupo.

 

Uvala Siroka, Ist

Hemos tenido un tiempo progresivamente caluroso hasta que, con regularidad casi semanal, el bora, el viento del norte, acompañado de algunas tormentas ha hecho bajar las temperaturas de nuevo.

Cada ocho días dejamos el puerto de Zadar y navegamos hacia el norte. Aprovechamos la calma habitual de la mañana para explicar a los nuevos tripulantes la maniobra del Onas y normalmente pronto tenemos suficiente viento para navegar a vela.
La cala de la Pantera, en Dugi Otok, se ha convertido en una escala

habitual. Es un bonito fondeadero amplio y seguro en cualquier condición, tiene unos fondos de arena clara lleno de nacras y se puede hacer un bonito paseo hasta el faro.

Bora, el viento del Norte en el Adriático

 

 

En Ist, la isla en forma de mariposa, hemos visto siempre bastante vida submarina … especialmente cerca del cementerio. Me gusta el pueblo, tranquilo y modesto. Un buen lugar para pasear, degustar la cocina local o tomar un vino. Y vale la pena subir a la ermita para disfrutar de la vista de las islas del golfo de Kvarner.

 

Al mediodía fondeamos en Silba o Olib para comer a bordo un plato fresco o comemos navegando para aprovechar los vientos térmicos del mediodía. Por la noche tocará la comida principal: Fideuá, arroz negro, barbacoa de sardinas, albóndigas con sepia … ñam, ñam

 

Sardinada

Bordo a bordo hemos llegado a las estrechas calas del Mali Losinj, donde hay que fondear y atar la popa a los pinos que bajan hasta el agua. También llegamos a menudo al sur de Cres para disfrutar de los fondeaderos salvajes y despoblados.

Si el tiempo lo permite nos acercamos a las islas del canal de Velebit, un nombre que los marineros pronunciamos con respeto. Las altas montañas de sus márgenes hacen que el viento se acelere extraordinariamente por efecto catabático. Son islas muy castigadas por el viento del norte, rocosas y peladas en la banda de barlovento y boscosas en las laderas al abrigo.

 

Nos gustan las calas del sur de Rab, con aguas turquesas y transparentes y pinos hasta la orilla, o el estrecho puerto natural de Simunj, en Pag donde se puede comprar buen pescado y el famoso queso de la isla.

Si entra el bora, Rizamos la mayor, izamos la trinqueta y navegamos hacia el

Uvala Majiska, Cres

sur, sin demasiado marejada, las islas del golfo de Kvarner forman casi un mar interior. Vamos a resguardarnos preferentemente a la isla de Molat. En la gran bahía del sur, cerca del islote-pinar, hay un bonito fondeadero donde hemos pasado con seguridad vientos importantes. Aquí pudimos disfrutar de una animadísima noche de fiesta mayor. Pudimos beber, comer y bailar al son de la orquesta mezclados con los habitantes y veraneantes del pequeño pueblo de Brgulje.

Solemos hacer el último baño fondeados en una bonita y estrecha cala de Sestrunj donde sólo caben un par de veleros y por la tarde llegamos de nuevo a Zadar donde podremos salir a dar una vuelta por la animada ciudadela medieval.

A la mañana despediremos el grupo y nos prepararemos para empezar un nuevo viaje con una nueva tripulación, lista para explorar y disfrutar de las islas Dálmatas y el golfo de Kvarner, hasta septiembre, cuando empezaremos las travesías de vuelta.

Dugi Otok

Comments are closed

Puedes también seguirnos en Facebook o en Twitter